• No hay categorías
Hemeroteca — 23 julio 2011

NOTICIA PATROCINADA

POR TABERNA CASA PILAR

 

La noche aunque con poca luz, derivada de una avería en el alumbrado del parque, sirvió para que la contaminación lumínica, que parece ser que ignoramos que la hay, las estrellas brillaban aun mas en el parque Victoria Kent. Dicen que no hay mal que por bien no venga y esta vez la tecnología por arte de magia solo dejó que alumbrara el pequeño contorno de la estación, majestuosa con sus sombras y el escenario donde los duendes flamencos aunque invisibles, necesitan luz para mostrarse.

Los dos elementos necesarios, estación y escenario, para poder disfrutar de lo que acontecía en el fondo, la noche majestuosa veraniega de la que disfrutamos ayer como techo y como esto de estar medio ciegas parece ser que va implicado hablar despacio, hasta el ruido de los árboles se dejaba escuchar a veces durante la espera a que Guillermo Cano hiciera sonar su canto nada mas y nada menos, que con unos de los guitarristas mas en boga del flamenco sevillano “niño pura”.

Tuve el honor de presentarlos al pueblo de Camas porque tanto Guillermo como Daniel (niño pura) es un privilegio, no solo tenerlos juntos en el escenario, sino también porque era la primera vez que actuaban en esta tierra mítica de toreros, aunque de menos “cantaores”. Nuevo Ateneo de Camas y la Delegación de cultura cada año nos esta ofreciendo lo mejor en estos actos que se están desarrollando en este mes de Agosto y la actividad de hoy, del flamenco y después en esas clases magistrales participativas de dos bailarines, y que hicieron “menear el cuerpo” a todos los alli presentes sin distinguir edades, es de la mejores noches del Ateneo que ha podido disfrutar el pueblo de Camas.

Guillermo Cano, cantó por bulerías, tangos, milongas, solea y lo remató con fandangos en una actuación donde su potente voz limpia y fina de sabor antiguo, bajaba y sonaba desde los acordes mas bajos a los altos mas inconcebibles que puedan salir de las cuerdas vocales de una garganta humana, con calidad, compas y sentimiento hizo una actuación extensa y concentrada a pesar de que muchos “pequeñajos” como es natural, deambulaban y corrían por los alrededores por mucho que intentara Raul el coordinador del evento muy educadamente por cierto para convencerlos.

Después de un descanso el baile latino y allí al escenario se subieron dos artistas de este genero, pero no para hacer una exhibición sino para hacer levantarse a la mayoría del público aistente a que en una clase magistral aprendieran a mover el cuerpo con estos sones latinos. Era digno de ver como “pequeñajos”, jóvenes de todas las edades y no tan jóvenes, entre los que me encontraba participaran y se dejaran llevar por las enseñanzas de estos magnificos bailarines, al final no me pude resistir y que conste que soy poco bailarín y hasta me marqué unos pasos mal acompasados con mi pareja para rematar ya personalmente la noche.

Mis felicitaciones a “Nuevo Ateneo de Camas” por que es digno de ver el trabajo tan desinteresado que hacen no solo en organizar todos estos espectáculos, sino las muchas horas de dedicación a los previos y al montaje de todo este “Chiringuito veraniego de Camas” que nada tiene que envidiar a los muchos que se organizan en estas fechas por las playas andaluzas. Solo faltaron las sardinitas, aunque los “montaitos de lomo” y los “pinchitos morunos”, esparramaban su olor por los alrededores invitando a saborearlos en la barra montada a tal efecto.

En definitiva, nada que envidiar a los que presumen de las noches playeras a veces muy artificiales con esta que organiza en el Victoria Kent de Camas el Nuevo Ateneo y la Delegación de Cultura de nuestro Ayuntamiento. Felicidades a las dos instituciones se lo merecéis.

Crónica de Pablo Palomares

 

PULSA SOBRE LAS IMÁGENES PARA AMPLIAR

 


VIDEO

 

Articulos Relacionados

Compartir

Sobre el autor

ESTUDIO FOTOGRÁFICO EN CAMAS SEVILLA

(0) Comentarios

Deja un comentario