Hemeroteca — 12 febrero 2011
El pueblo de Camas está claramente determinado por su proximidad a la capital de la que dista tan sólo unos 4 kilómetros. Pertenece a la comarca del Aljarafe sevillano y se ubica junto a la ruta de la Plata (Carretera Nacional 630, Sevilla – Gijón) en una llanura situada en la margen derecha del Guadalquivir, con una altitud de 13 mts. sobre el nivel del mar. La población total del municipio ascendía en 2.010 a 26.086 habitantes.
Los orígenes del poblamiento en este municipio se remontan al siglo VIII antes de Cristo, como lo testifica la aparición en sus terrenos del Tesoro de El Carambolo, perteneciente al Imperio de Tartessos.

Castillo de Gamboaz
Sin embargo, no existen más datos fidedignos hasta la época árabe, en la que el historiador Morgado habla de una alquería árabe que se denominó Ebu Al-Kama, apareciendo ya con su nombre actual en la documentación posterior a la Reconquista. En el Repartimiento cristiano, se incluyó la villa en la jurisdicción de Sevilla, quedando suscrita al Ayuntamiento hasta entrado el siglo XVI. Se ignora la fecha exacta, pero parece ser que fue durante el reinado de Felipe II cuando Camas adquirió su propio municipio.
Pertenece a la jurisdicción de Sevilla hasta el año 1.631, en el que D. Diego Arias de Mendoza, canónigo de la Catedral de Sevilla, la compra tras un pleito con el Conde-Duque de Olivares.
Más modernamente ha adquirido celebridad por el Pronunciamiento del General Riego, el 1 de Enero de 1.820, que proclamando las libertades políticas y la Constitución de 1.821 le conceden el título de ciudad y el uso de escudo propio o “blasón”.
Alarcón Martín recoge un documento de fecha 11 de junio de 1.641 por el que consta que ya existía alcalde, llamado por cierto Antonio Lorenzo de Andrade. La evolución a partir de esas fechas fue similar a la de otros municipios de la zona, hasta la segunda mitad de este siglo en el que la expansión de la capital y su influencia sobre el municipio, lo hacen convertirse en una auténtica ciudad, no sólo como dormitorio de la capital, sino también con una importante implantación industrial. Datos del año 1.992 hablan de 175 empresas implantadas en el municipio y una superficie de suelo industrial superior a las 30 hectáreas, datos que, sin duda, habrán aumentado en los últimos años.
El núcleo originario de la ciudad tiene su centro en la Plaza de la Constitución, en la que se ubica la Iglesia de Santa María de Gracia y el antiguo Ayuntamiento. Presenta una estructura urbana determinada por 4 viales que se cruzan en aspas y en cuyo centro se sitúa la mencionada plaza. Esta primera zona ve limitado su crecimiento a finales del pasado siglo por la implantación de la vía férrea Sevilla – Huelva que fue desmantelada a principios de los años 90 con la nueva red metropolitana establecida de cara a la Exposición Universal de 1.992. Esta barrera que suponía el trazado de la vía, se vio reforzada durante los años 70 con la construcción de la autopista que redujo el crecimiento en dirección oeste limitado a pequeñas expansiones, en algunos casos marginales, en las vaguadas de la cornisa del Aljarafe.
Por todo ello, el núcleo originario dirigió su expansión de carácter residencial, en dirección este y norte, concentrándose la expansión de carácter industrial hacia el sur. El crecimiento en dirección este se ha visto limitado a partir del año 92 por la construcción de la autovía de circunvalación de Sevilla SE – 30.
.
La estructura urbana actual del núcleo es muy compleja, debido a que su desarrollo se ha producido a través de pequeños núcleos alejados entre sí y del núcleo originario y que, hasta el año 1.981, se consideraban como entidades de población diferentes de la ciudad de Camas. Es el caso de La Pañoleta, Barriada de Coca de la Piñera, Barriada de Santa Rosa, Nueva Sevilla, la Barriada de la Cruz o el Polígono Industrial construido en los años 70 al norte de la ciudad y limítrofe con el vecino municipio de Santiponce.
.
Las edificaciones que se conservan datan del siglo XVIII principalmente, como es el caso de la Iglesia de Santa María de Gracia, inaugurada en 1.800 y que cuenta con un retablo mayor de estilo neoclásico.
.
Son lugares de interés, además, la antigua alquería árabe del Cortijo de Gamboaz, el Cerro de Santa Brígida y el Arboretum. Este último situado en la Estación de Tratamiento de Agua Potable de El Carambolo, punto desde el que la empresa pública EMASESA abastece de agua potable a la ciudad de Sevilla y a un amplio número de municipios de su área metropolitana.

Alkama.- trigo, del árabe al-qamh, el trigo.
“QARYAT” significa alquería, que no es más que una población sin defensa.
ALQUERÍA.- Granja o casa de labranza situada lejos de una población
ALONSO MORGADO.- HISTORIADOR.
.
Historia de Sevilla, en la cual se contienen sus antigüedades, grandezas y cosas memorables en ella acontecidas desde su fundación hasta nuestros tiempos.
Alonso Morgado, Séville, Andrea Pescioni y Juan de León, 336f., 1587.
Alonso de Morgado, escritor del siglo XVIème y oriundo de Alcántara en Extremadura, abrazó la vida eclesiástica y llegó a ser sacerdote en Sevilla (Iglesia de Santa Ana, Barrio de Triana).
La obra aquí numerizada explota la primera edición de 1587 (in folio). Este texto fue lo bastante importante como para que lo vuelva a editar tres siglos después, en 1887, la Sociedad del Archivo Hispalense.
La obra de Alonso de Morgado ofrece a sus lectores seis libros repartidas en dos grandes partes.
La primera parte abarca el pasado y el presente de la urbe andaluza. El primer libro esboza el perfil histórico de la ciudad desde su fundación mítica, con la orden de Noe de poblar la ” Bethica “. Este libro liminar destaca los siguientes períodos :
  • los tiempos de la Edad antigua (el sexto capítulo evoca la ” Vida, martirio y muerte de las dos santas hermanas vírgenes mártires Justa y Rufina, patronas tutelares de la ciudad de Sevilla “, fol. 9-12) ;
  • los visigodos ;
  • los moros (el capítulo 13 evoca temas hagiográficos : ” De la poca claridad y mucha confusión que se halla de las reliquias, imágenes y cosas tocantes al estado de la religión de Sevilla, cuando los Moros la ganaron “, fol. 23-25) ;
  • el siglo XIII con la reconquista del reino por Fernando III.
Esta primera parte presenta en libro segundo una amplia descripción topográfica, administrativa, económica y social de la ciudad hispalense, y se termina (libro III) con una exposición de las relaciones entre la ciudad y los reyes de Castilla, desde Alfonso el Sabio hasta Felipe II.
La segunda parte de la obra está dedicada a las redes religiosas de Sevilla. Se presentan las parroquias y hospitales en el cuarto libro. En los dos libros siguientes, Alonso de Morgado centra sus investigaciones en los conventos masculinos y femeninos, respectivamente.
Existen dos ediciones modernas de la Historia : la del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos (Séville, 1981) y la de Libanó (Séville, 2001).
LA HISTORIA DE SEVILLA
POR
ALONSO MORGADO- 1587



Historia de Sevilla. – Sevilla, 1587- BIBLIOTECA DE TOULOUSE-FRANCIA

En la página 102 del libro se puede leer en Castellano Antiguo lo siguiente.-
“Pequeña media legua porcima de Triana fe vee Camas en las Vegas del Guadalquivir Alcaria, enla qual dize el repartimiento que avia quieze mil pies de Olivar, y de Higueral, y por medida de tierra mil y feysciétas arancadas. Dio Ja al Rey a cien Ballefteros Catalanes, a condicion que cada uno tuviefle en ella dos Balleftas, la una de Eftribera, y la otra de dos pies.”

Articulos Relacionados

Compartir

Sobre el autor

ESTUDIO FOTOGRÁFICO EN CAMAS SEVILLA

(0) Comentarios

Deja un comentario