En estos tiempos navideños, en los que de alguna manera los mitos siguen alimentando nuestro subconsciente colectivo, la tendencia general a convertirlo todo en mercancía nos hace saludablemente descreidos, excepticos, agnósticos e incluso ateos o arreligiosos.

No tengo dudas de que nuestra existencia humana, además de terrenal y social, es sobre todo cultural y en este sentido, los mitos y su expresión en ritos, no sólo son necesarios, sino incluso indispensables dado que es imposible pensar la complejidad y el misterio de un ser humano sin emociones, sin afectos, sin creatividad, sin arte, sin poesía o sin relgión (el ateismo no deja de ser una forma de teismo a la inversa), pero esto es una cosa y esa sensiblería de ser buenos y caritativos en navidad es otra.

Y es que aunque los mitos sean cultural y humanamente indispensables, si no los manejamos contando también con nuestro pensamiento crítico-racional, pues se pueden convertir en un auténtico “opio del pueblo”, ese que nos hace olvidar que debajo de toda situación objetiva de injusticia y desigualdad, existen no sólo estructuras que la hacen posible, sino también personas e instituciones que las justifican, legitiman haciéndonos creer que “siempre fue así” o son “queridas por Dios” y desactivando todo intento de transformación.

Tampoco tengo dudas de que las religiones son un fenómeno sociocultural, personal e institucional que siempre han acompañado y acompañarán a los humanos, al menos mientras el gran misterio de su existencia no sea desvelado o mientras que no seamos capaces de comprender nuestra compleja condición “sapiens-demens”.

Pero lo que me interesa destacar en esta nota, no es tanto el hecho ya suficientemente demostrado de que las religiones se pueden convertir, como así ha sucedido y sigue sucediendo, en plataformas de opresión e ignorancia para mantener los prebendas y privilegios de las clases dominantes, sino sobre todo la convicción de que las religiones pueden ser también liberadoras, en cuanto que abren las puertas a lo indecible, a lo innombrable y a lo sagrado presente en cualquier ser humano y en cualquier ser vivo. Lo que me interesa en definitiva es difrenciar entre espiritualidad y religión, porque sin religión podemos perfectamente vivir, pero sin espiritualidad creo que no. porque estaríamos negando una dimensión de nuestro propio ser.

Y para diferenciar religión de espiritualidad, nada mejor que este texto anónimo que he encontrado en la red.

* La religión no es solo una, sino cientos.

* La espiritualidad es una.

* La religión es para los que quieren seguir los rituales y la formalidad.

* La espiritualidad es para los que quieren alcanzar la Ascensión Espiritual sin dogmas.

* La religión es para los dormidos.

* La espiritualidad es para los despiertos.

* La religión es para aquellos que necesitan que alguien mas les diga qué hacer,

porque quieren ser guiados.

* La espiritualidad es para los que prestan oídos a su voz interior.

* La religión tiene un conjunto de reglas dogmáticas e incuestionables que han de

seguirse sin chistar.

* La espiritualidad te invita a razonarlo todo, cuestionarlo todo y decidir tus acciones

asumiendo las consecuencias.

* La religión amenaza y amedrenta

* La espiritualidad te da paz interior.

* La religión habla de pecado y de culpa.

* La espiritualidad te dice ya pasó, no te remuerdas por lo que ya pasó, más bien

levántate y aprende del error.

* La religión lo reprime todo, te vuelve falso.

* La espiritualidad lo trasciende todo, te hace verdadero.

* La religión se te inculca desde niño, como la sopa que no quieres tomar.

* La espiritualidad es el alimento que tú mismo buscas, que te satisface y es gustoso a

los sentidos.

* La religión no es Dios.

* La espiritualidad es el TODO y por lo tanto es Dios.

* La religión inventa.

* La espiritualidad descubre.

* La religión no indaga ni cuestiona.

* La espiritualidad lo cuestiona todo.

* La religión es humana, es una organización con reglas.

* La espiritualidad es DIVINA, SIN reglas.

* La religión es causa de división.

* La espiritualidad es causa de unión.

* La religión te busca para que creas.

* La espiritualidad la tienes que buscar tu.

* La religión sigue los preceptos de un libro sagrado.

* La espiritualidad busca lo sagrado en todos los libros.

* La religión se alimenta del miedo.

* La espiritualidad se alimenta de la confianza.

* La religión te hace vivir en el pensamiento.

* La espiritualidad te hace vivir en la conciencia.

* La religión se ocupa del hacer

* La espiritualidad se ocupa del SER.

* La religión es lógica

* La espiritualidad es dialéctica

* La religión te alimenta el ego.

* La espiritualidad te hace trascenderlo.

* La religión te hace renunciar al mundo

* La espiritualidad te hace vivir en Dios, no renunciar a El.

* la religión es seguir formando parte de la psicología de las masas.

* La espiritualidad es individualidad.

* La religión sueña con la gloria y el paraíso

* La espiritualidad te hace vivirlo aquí y ahora.

* La religión vive en el pasado y en el futuro.

* La espiritualidad vive en el presente, en el aquí y ahora.

* La religión es un encierro en tu memoria

* La espiritualidad es LIBERTAD en CONSCIENCIA.

* La religión cree en la vida eterna.

* La espiritualidad te hace consciente de ella.

* La religión te da (promesas) para después de la muerte.

* La espiritualidad te da (la iluminación); es encontrar a Dios en tu interior en esta vida

en el presente en el aquí y el ahora.

Por CamasDigital

DIARIO PROGRESISTA DE CAMAS (SEVILLA)

Deja una respuesta